• Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • Instagram
  • Youtube

Un ornitólogo llamado James Bond

Mi nombre es Bond. James Bond.
¿Cuántas veces hemos escuchado esa frase en boca de los elegantes actores que han interpretado al personaje creado por Ian Fleming  allá por la década de los cincuenta? Raro será aquel que no sepa adoptar su mítica pose, nombrar alguna chica Bond o pedir de una forma muy particular un Martini. Sin embargo, no todo el mundo es conocedor de que James Bond existió realmente, aunque no fuera agente secreto.
James Bond era ornitólogo.

Pierce Brosnan
FUENTE: 007
El periodista inglés Ian Fleming, que durante la Segunda Guerra Mundial, y trabajando para el servicio secreto, fue uno de los que planeó la Operación Ruthless para hacerse con la máquina codificadora Enigma, la misma que aparece en The Imitation Game, esa gran película protagonizada por Benedict Cumberbath, se sirvió de sus experiencias personales para crear una serie de novelas de espionaje que pasarían a formar parte del pasado literario y cinematográfico de todos nosotros.
Entre 1953 y 1966, Fleming escribió una docena de novelas y nueve cuentos protagonizados por el agente 007, a quien llamó James Bond. Los libros fueron todo un éxito y no tardaron en ser llevados a la gran pantalla.
Pero ¿por qué motivo eligió ese nombre?
Lo cierto es que el antiguo asistente de los servicios secretos, gran aficionado a la ornitología, tenía como uno de sus libros de cabecera A Field Guide to the Birds of the West Indies (1936),  del afamado ornitólogo James Bond (1900-1989), premiado con la medalla Musgrave del Institute of Jamaica, la medalla Brewster de la American Ornithologists Union y la medalla Leidy de la Academy of Natural Sciences.

En 1964, Fleming le regaló al ornitólogo una copia dedicada de su novela Sólo se vive dos veces (You Only Live Twice), en la que escribió: 
Para el auténtico James Bond, de parte del ladrón de su identidad. To the real James Bond, from the thief of his identity.

James Bond 007
FUENTE: Wikipedia


No fue el único guiño que se hizo al naturalista. En 2002, en la película protagonizada por Pierce Brosnan, Muere otro día (Die Another Day), el agente 007 sale leyendo el más famoso de sus libros, y se presenta a Jinx, interpretada por Halle Berry, como ornitólogo.
Así las cosas, no cabe duda. Cualquiera de nosotros puede acabar siendo protagonista, por activa o por pasiva, de la historia creada por un escritor. ¿Se imaginan?


Artículo publicado el 15 de abril de 2016 en La Sombra de Alfred.

Ubicación

A Coruña, Galicia (España)

Correo electrónico

info@silviapato.es